Bolsas de inseminación o Blisters: Ventajas y Desventajas.

La verdad es que no hay grandes diferencias entre usar las bolsas, los tubos o las botellas, por lo que realmente no hay un manual sobre el uso de cada tipo, sí para la autoinseminación de la cerda los blisters funcionan muy bien. Gracias a su flexibilidad respeta la fisiología de la cerda durante la inseminación ya que la cerda se autoinsemina (la inseminación es controlada por las contracciones de la cerda y no es forzada), por lo que no es necesario ejercer presión sobre la bolsa ni perforarla, por lo que se reduce el reflujo, mejorando las condiciones de higiene.

También se puede pensar que mejora la conservación del semen ya que, gracias a su forma, preserva mejor la vida de los espermatozoides durante la conservación. Las células se reparten sobre una superficie mayor y con una altura de sedimentación menor, disminuyendo así la degradación espermática.

Un ventaja añadida es el poco volumen que ocupan los envases vacíos, ya que vienen en rollos, y el menor espacio que se necesita para almacenar las dosis ya preparadas.

Como desventaja podemos decir que es que el llenado en el laboratorio, si no se tiene alguna máquina automática, es más lento y engorroso que el llenado de tubos o botellitas. Por esto, en los centros pequeños e incluso medianos que no tienen acceso a las máquinas automáticas por su alto coste, no se utilizan mucho. en este tipo de centros lo más utilizado son las botellitas y los tubos termosellados.

En cuanto a los resultados de las inseminaciones no hay diferencia ni en fertilidad ni en prolificidad que cuando se utiliza otro tipo de envase. Todo esto depende de cómo se haga la inseminación, protocolo, momento de la misma, calidad del semen, etc, más que del tipo de envase.