Recomendaciones para un buen uso de las pipetas automáticas

Para conseguir un pipepeto preciso es necesario seguir unas pautas básicas, una buena técnica de trabajo y mantener el buen estado de conservación las pipetas.

Pautas generales

– Es importante elegir correctamente el  tamaño de las puntas en función de cada pipeta para asegurar la precisión y exactitud de las medidas, y evitar contaminaciones.  Si las puntas no se ajustan correctamente, el aire puede escapar al aspirar y dispensar la muestra líquida, dando lugar a resultados imprecisos.

– Los movimientos deben realizarse de manera suave y regular. Los movimientos muy rápidos  en la aspiración pueden introducir líquido dentro de la cámara de aire de la micropipeta y movimientos rápidos cuando deposita el líquido generan  burbujas de aire.

– Para mejorar la exactitud, es recomendable  pipetear varias veces con el líquido que se dosifica, es decir humedecer la punta de la pipeta antes de su utilización.

– La pipeta debe mantenerse  en un ángulo cercano a la vertical  durante la aspiración (≈ 90 grados) y ligeramente inclinada durante la dispensación (≈ 45 grados).

– La correcta inmersión de la punta en el líquido mejora la exactitud del pipeteo. La punta debe estar sumergida entre 1 y 6 mm (en función del volumen pipeteado), si se introduce demasiado en el líquido el volumen de gas de la punta se comprime y provoca que se aspire más volumen del deseado.

– Para la dosificación se recomienda apoyar el extremo de la punta contra la pared del recipiente, ya que así se reduce o se elimina la cantidad de muestra que queda en la punta.

Técnica de pipeteo estándar

Para la mayoría de los trabajos se recomienda la técnica de pipeteo normal (forward pipetting) que consiste en:

  1. Regular el volumen de la pipeta y aspirar el líquido presionando el émbolo hasta el primer tope.
  2. Introducir verticalmente la punta en el líquido.
  3. Soltar lentamente el émbolo hasta su posición inicial.
  4. Sacar la punta del líquido tocando las paredes del recipiente para dejar el exceso de líquido del exterior de la punta.
  5. Dispensar el líquido en el recipiente presionando el embolo hasta el primer tope y después hasta el segundo para vaciar totalmente la punta
  6. Sacar la punta del recipiente tocando las paredes del mismo y dejar el émbolo en su posición inicial.

Mantenimiento de las pipetas

– Es necesario realizar actividades de manteamiento y limpieza de las pipetas, no solo para prolongar su vida útil, sino porque esta actividad asegura la correcta dosificación.

– Se recomienda calibrar las pipetas de forma regular en función de su uso o de forma general una vez al año. .

– Las pipetas deben guardarse en posición vertical, preferiblemente en soportes especiales  para ellas. De esta manera se evita que los líquidos que puedan haber entrado al cuello de la pipeta escalen y provoquen contaminación y/o corrosión.