Sí o No a la Inseminación con semen muerto en hembras de reemplazo

A lo largo de la historia se han utilizado varias técnicas para la presensibilización de las futuras reproductoras: Inseminación con solución salina estéril, cubriciones con machos vasectomizados o epididectomizados o, como se introduce, la inseminación con semen muerto.

Como complemento a todo lo comentado hasta ahora, indicar que actualmente hay disponible en el mercado, plama seminal sintético, Predil, que es un producto que está indicado para maximizar o incrementar el número de lechones nacidos en el primer parto, con la consecuencia positiva que tiene en toda la vida productiva de la hembra.

Su forma de actuar es doble:

1. Tras la inseminación de una hembra, lo que más espermatozoides destruye es la propia reacción inmunitaria de la hembra, en una hembra adulta, alrededor del 40% de los espermatozoides son destruidos por la propia hembra y en una nulípara, que no ha tenido contacto previo con el semen, esta reacción mata más del 60% de los espermatozoides. Lo que hace el Predil es que disminuye esta reacción inmunitaria tan fuerte haciendo que se destruyan menos espermatozoides y, por lo tanto que queden más disponibles para la fecundación, lo que llevará a mejores resultados de prolificidad. Hay muchas pruebas y muchas granjas que lo están utilizando y el incremento en lechones en el primer parto se cifra, de media, en alrededor de medio lechón más (entre 0.3 y 0.7 lechones).

2. Además, el Predil, al ser plasma seminal, sintético pero plasma seminal, tiene propiedades estimulantes de los espermatozoides y activador de las contracciones uterinas (movimientos peristálticos) lo que hace que los espermatozoides avancen más rápidamente dentro la hembra y lleguen más y en mejores condiciones al lugar de fecundación. El plasma seminal, debido a su composición bioquímica, estimula a los espermatozoides y la absorción de los mismos durante su trayecto por el tracto genital de la hembra (cérvix-útero), manteniendo su vitalidad, siendo esto favorable para la fecundación. El plasma seminal sintético tiene una composición similar a la del plasma sintético natural, y busca, además de cumplir con estas funciones al realizar inseminación artificial, reducir el reflujo y aumentar la vitalidad de los espermatozoides, adaptando la respuesta del útero al contacto con el semen.

La forma de utilización en la nulípara es sencilla, en el celo previo a la primera inseminación se introduce una dosis completa de Predil, 90 – 100 cc, de la misma manera como si estuviéramos inseminando a la hembra. Como el Predil no lleva espermatozoides, la hembra, 21 días después, saldrá nuevamente a celo y este ya será el celo en el que la inseminaremos utilizando la técnica bifásica. ¿Qué es esto de la técnica bifásica? No es nada más que la introducción de 30 – 35 cc de predil pevia a la introducción de la dosis de semen, es decir, tenemos nuevamente en celo una nulípara que en el celo anterior le pusimos 90 – 100 cc de Predil, le introducimos de la forma habitual el catéter de inseminación que estemos utilizando y una vez fijado en el cérvix le metemos 30 -35 cc de Predil e inmediatamente, con el mismo catéter, sin quitarlo ni nada, ponemos la dosis de semen de la forma que hacemos siempre, y eso es todo, sólo hay que esperar a que la hembra para y ver el resultado, que, de media, se obtiene alrededor de medio lechón más en el primer parto, cosa muy importante ya que las hembras que más paren en el primer parto son las que más lechones producen a lo largo de toda su vida productiva. Hay que repetir esta técnica bifásica en las 2 ó 3 inseminaciones que se lleve la nulípara durante el tiempo que esté en celo.

Otra de las ventajas de la utilización del plasma seminal sintético es que es totalmente aséptico evitando el alto riesgo de contaminación que hay cuando utilizamos semen muerto o cubriciones con machos vasectomizados.

Muchos productores en distintos países están ya trabajando de este modo encontrando ventajas productivas medias de 0,3 – 0,5 lechones más en el primer parto y, en algunos casos, superiores.

En conclusión, nuestra recomendación es NO UTILIZAR SEMEN MUERTO.