¿Cuál es la cantidad mínima de calostro que un lechón necesita para un crecimiento óptimo?

Durante las últimas décadas, el tamaño de camada en las explotaciones porcinas ha incrementado sustancialmente con la introducción de razas de cerdas hiperprolíficas. Este aumento del número de lechones por parto  ha traído como contrapartida la producción de camadas más  heterogéneas con un mayor número de lechones con bajo peso al nacer, lo que está teniendo un impacto negativo en la supervivencia de los mismos y en el rendimiento productivo de las explotaciones. En las camadas grandes, la competencia por la ubre para la ingesta de calostro también es mayor, lo que resulta, en la mayoría de los casos, en un déficit nutricional de algunos  lechones.

Diversos estudios apuntan que para una supervivencia y crecimiento óptimo post-destete los lechones deben consumir entre 160-200 g de calostro / kg de peso al nacer (Quesnel et al, 2012). Tal es la importancia del calostro, que una ingesta insuficiente resulta en el desarrollo de múltiples enfermedades mortales para el lechón.