Qué esperar de una dosis seminal

La búsqueda de una continua mejora genética en el sector porcino ha impulsado a las explotaciones a prescindir de tener sus propios machos e invertir en la compra de dosis seminales a centros de inseminación (CIA) especializados en su elaboración .

Al pedir semen a uno de estos centros se debe especificar qué tipo de dosis se quiere recibir dependiendo del tipo de inseminación que se practique en la explotación. En caso de llevar a cabo inseminación post-cervical lo ideal es pedir dosis con un volumen de 60 mL y entre 1500 y 1700 millones de espermatozoides. Sin embargo, si la inseminación es convencional se deben pedir dosis de entre 80 y 100 mL con entre 2500 y 3500 millones de espermatozoides. Si en la granja se trabaja en pureza (núcleos genéticos) es muy importante asegurarse de tener las dosis necesarias del mismo verraco para hacer todas las inseminaciones que requiera la cerda.

60 mL y 1500-1700 millones de espermatozoides/dosis

80-100 mL y 2500-3500 millones de espermatozoides/dosis

 

Las dosis deben ser transportadas a 16 grados ya que esta será la temperatura a la que se conservarán hasta el momento de la inseminación. Esto favorece la reducción de la actividad metabólica y el control del crecimiento bacteriano con lo que la dosis mantendrá su capacidad fecundante durante el mayor tiempo posible.

El control de la temperatura es importantísimo en la conservación del semen porcino debido a la sensibilidad de los espermatozoides a las fluctuaciones de esta. Por ello, en la explotación debe haber una nevera de conservación específica a 16 grados, ya que valores inferiores a 14 pueden causar daños en la membrana. Es fundamental que ésta tenga una pantalla que muestre la temperatura a la que se encuentra de forma continua y, además, desde Kubus recomendamos introducir un termómetro de máxima y mínima o un data-logger para tener un histórico de las oscilaciones de la temperatura.

Recomendamos conservar las dosis de semen a 16ºC

Cuando las dosis llegan a la explotación deben guardarse de forma inmediata en la cámara de conservación para evitar variaciones de temperatura y para que las dosis no estén expuestas a la luz directa. Se deben colocar en posición horizontal para favorecer la circulación del aire y para que el semen tenga una mayor superficie de contacto con el medio de conservación o diluyente. además, se debe tener en cuenta que las dosis no estén en contacto directo con el fondo de la cámara.

Es fundamental no inseminar con dosis que hayan sobrepasado el tiempo de conservación marcado por el CIA. Sin embargo, aunque las dosis almacenadas no hayan llegado a su fecha de caducidad, recomendamos llevar un control en granja por microscopio previo a la inseminación para comprobar si siguen siendo viables. Por ello, la explotación debe estar dotada con un microscopio óptico con pletina calentable interna o externa y el material de laboratorio necesario para hacer la evaluación seminal (en otro post indicamos el material necesario).

 

Determinación de la concentración espermática de un eyaculado

La concentración espermática de un eyaculado se define como el número de espermatozoides por unidad de volumen de dicho eyaculado. El cálculo de la concentración espermática es un punto clave en un CIA puesto que va a determinar, junto con el volumen del eyaculado, el número de dosis a realizar. Una incorrecta medida de la concentración dará lugar a una disminución del rendimiento del centro o a la elaboración de dosis con una concentración inferior a la deseada.
Actualmente, los CIA producen al menos dos tipos de dosis, para inseminación cervical (dosis de 80-100 ml) o dosis para inseminación post-cervical (dosis de 30-60 ml), por lo que la precisión en el análisis de la concentración es todavía más relevante, especialmente para la inseminación post-cervical, ya que se utiliza un menor número de espermatozoides. En cualquiera de estos casos, el número de espermatozoides utilizados durante la IA se ha reducido, por lo que una correcta preparación de las dosis es de vital importancia para mantener unos datos de fertilidad adecuados en las granjas.
Los diferentes métodos y aparatos de medida de la concentración espermática presentan variaciones en su precisión, reproducibilidad, rango de medida, coste, etc. Por ello cada centro o granja deberá escoger la metodología que mejor se adapte a sus necesidades. Estos métodos se pueden clasificar en directos, que son aquellos que realizan un contaje directo de los espermatozoides, o indirectos, que realizan una estimación de la concentración a partir de la medida de otro parámetro como el color, la turbidez o la opacidad.

Cámara de Bürker

La cámara de Bürker permite una cuantificación directa de los espermatozoides de una muestra y es el método más tradicional y económico utilizado para la medida de la concentración seminal. Sin embargo, presenta desventajas debido a su laboriosidad y a su falta de exactitud, que en muchos casos genera resultados inconsistentes y con altos coeficientes de variación (de hasta un 20%).

Colorimetría

Este método indirecto se basa en la determinación de la cantidad de luz absorbida por una muestra (absorbancia) con un colorímetro, cuya célula fotoeléctrica reacciona al paso de la luz a través de una cubeta con la muestra de eyaculado. El cálculo de la concentración se estima por la correlación que existe entre el número de espermatozoides por unidad de volumen con la densidad óptica de la muestra. Dicha correlación permite la construcción de una recta patrón que debe ser construida con otro método de media de la concentración, preferiblemente el Nucleocounter.
Una vez obtenida la recta patrón, la colorimetría es un método rápido con un bajo coeficiente de variación, pero es necesario tener en cuenta que la medida de la absorbancia se ve afectada por la presencia en la muestra de células no espermáticas, bacterias y por la aglutinación del semen. La exactitud de la medida de concentración por el método colorimétrico depende fundamentalmente de la fiabilidad curva obtenida y de realizar una dilución del eyaculado que permita obtener datos de absorbancia dentro del rango óptimo de lectura del equipo.

Nucleocounter

El Nucleocounter es un contador de células que integra un microscopio de fluorescencia con un software de análisis de imagen que permite determinar de manera muy precisa y sencilla la concentración espermática. Para la realización de la medida es necesario realizar una dilución previa del eyaculado en un medio rompe las membranas de los espermatozoides exponiendo su ADN al yoduro de propidio (fluorocromo con afinidad por los ácidos nucleicos). El equipo emite sobre la muestra luz verde que hace que el ADN unido al yoduro de propidio emita una luz fluorescente detectada por el sistema. El software discrimina entre las señales luminosas emitidas por os espermatozoides de las procedentes de otras células. El resultado se ofrece en millones de espermatozoides/ml.
El Nucleoconter es actualmente, junto con la citometría de flujo, el método más fiable para la determinación de la concentración espermática tanto de eyaculados como de dosis seminales. Adicionalmente el Nucleocounter permite determinar la viabilidad de los espermatozoides de manera muy rápida y sencilla.

Recomendaciones generales

  • Al extraer una muestra para su valoración, es muy importante homogeneizar correctamente el eyaculado puesto que la rápida velocidad de sedimentación de los espermatozoides puede originar errores importantes en los resultados finales.
  • Es fundamental conocer la técnica correcta de pipeteo y utilizar pipetas calibradas y en buen estado.
  • Una manera sencilla de evaluar nuestro método de medida de la concentración es volver a analizar la concentración del semen ya diluido antes de envasarlo, pero esta vez con un instrumento de medida diferente.

Cálculo de la concentración seminal usando Cámara Bürker

Material necesario:

  • Un envase graduado de 100 ml.
  • Solución de contaje: citrato de sodio (3,4%) tratada con formol.
  • Micropipeta automática de 1 ml con puntas de un solo uso.
  • Cámara de Bürker.

Realizar una solución de 100 ml:

  • 1 ml de semen puro.
  • 99 ml de solución de contaje.
  • Agitar el frasco y depositar una gota sobre la cámara de recuento.

Recuento de espermatozoides:

Contar los espermatozoides que hay en 40 cuadrados pequeños de dos cuadrículas. Computar tan sólo aquellos espermatozoides con las cabezas dentro del cuadrado, en contacto con la línea superior y la izquierda y dos esquinas. El número elegido será la media de las 4 series de 40 cuadrados.

 

Cálculo de número de espermatozoides en cámara Bürker (concentración útil)

                                          A x 10x V         A x V

Nº de dosis (N) =    —————– = ———–

3 x 10^9          300

V = Volumen del eyaculado en cc
A = Número de espermatozoides contados en 40 cuadros (0,01 mm3)

Número total de espermatozoides en el eyaculado:

        • en 1 mm= A x 100
        • en 1 cc = (A x 100) x 1.000
        • en semen puro (dilución  (A x 100) x 1.000 x 100 = A x 1072520-camara-burker-cubre011
        • Espermatozoides totales en el eyaculado = A x 10x V

Cantidad de diluyente a añadir  (dosis seminales de 100 cc):

  • N x 100 = Volumen total (Diluyente + Eyaculado)
  • N x 100 – V = Volumen de Diluyente a añadir

Dilución recomendada 1/10 – 1/25